Certeza de perro

veinticinco años después del suicidio de Urtain
la mañana en el que el mundo amaneció
con el cuerpo de Chester Bennington
colgado de una soga de alta calidad
en el algún lugar
de una remota mansión
el mismo día en el que nos enteramos
que dirigentes de la gran china
que fue comunista
solicitaron al icono mundial
suspiro y afán de un par de centenares
de millones
de seguidores
que madure
el mismo día
en el que mundo aún ignora su fecha de caducidad
habiendo superado en un par de décadas
la fecha de consumo preferente
y se conocen
públicamente
las certezas de los banqueros
que demostraron ser capaces
de volar lo que había en su corazón
mi perro
en este mismo instante
en lo que todo parece saltar por los aires
y
cuando no lo hace
nos hace ver que ya es hora
que el tiempo se ha cumplido
mi perro
lame mi brazo y me consuela
tratando de apartarme
como si este teclado
y esta pantalla
fueran una puerta de entrada y de salida
a todo lo que hay de malo en el mundo
a todo lo que hay de malo en mi mundo

Share

Un comentario en “Certeza de perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *