Mental disease

nada sucede en mí
nada malo me ocurre
pero
cuando
atiendo al viento
entre las ramas de las jacarandas
o tocando el tronco del magnolio de la plaza
o enredando el cabello de hebras finísimas de las muchachas
me asaltan dudas:
todo lo que me cuenta
parece haberme sucedido

pero sé que nada,
que nada malo sucede en mí

pero
en las noches
cuando escucho a la ciudad
y en ella, cálida y brutal,
destaca el canto de un zorzal solitario
y hay aviones cuyos motores
suenan más felices
que mi corazón
más rítmicos
menos atribulados
y más constantes
me asaltan dudas

dudas bien pertrechadas  para la guerra
como comandos SEAL armados hasta los dientes
dotados incluso para la guerra psicológica

química

o bacteriológica
pues
todo lo que me cuentan
me parece ya haber sido vivido,
pero
me digo a mí mismo
en voz bajita
para que nadie lo escuche
que nada malo me ocurre
que nada malo sucede

aunque luego
me gustaría saber si los astronautas
a los que a punto de lanzar
más allá de la atmósfera
piensan que van a morir

aunque eso nunca

nunca pasa

y como si alcanzara una meta
con escucharte a los lejos
su rumor de radio llamando a Tierra
se apaga
y sé que tengo que mentir

y es entonces
cuando miro esta vulgar normalidad
lo que soy

sé que nada

sé que nada malo sucede en mí, amor,
que nada malo nos ocurre.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *