Variaciones de un tema de jazz

La mejor balada de las Paris Sisters
tocar con mi mano tu cara
apenas lo frágil
de cada uno de los senderos
que trazo con mis dedos en tu mano
este querer pulsar con mi tacto tus venas
bajo la piel de tu cuerpo
y dejar que me abraces
para que tú y yo seamos el acertijo
de cada uno de los deseos
que entre tú y yo se amontonan sobre el mundo,
tambaleando el equilibrio,
el orden de este sistema planetario
donde no hemos dejado lugar
a ninguna gravedad,
cada una de las leyes de la física
que hemos dejado sin argumento,
la línea de tus labios mordiendo
mi boca apenas,
el sabor de todo lo que ha de saber,
el absoluto de mi cuerpo temblando.

Pero solo puedo tener los ojos cerrados,
planear la memoria de todo lo que no ha de volver
crecida sobre mí como un mar inagotable
y soy Ray Charles sobre el teclado
mecido sólo por tus manos
y quisiera vivir enfurecido
en cada pulsión sobre el piano

mientras quiero creer
que no
que no te amo
y creo un universo para ti
poblado por mil millones de galaxias
donde quisiera brillar solo un instante
en esta eternidad
creada a tu medida

y quedar para siempre
en tu memoria
como esos astrónomos
que descubrieron por azar
la existencia de una anomalía en el universo
y fueron cegados para siempre
por el sonido de los laúdes
que tocan tu canción

tu sola canción sólo para mí.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *