Ícaro

empezarás tu juego con las sombras
cuando tu dios termine la partida
y las velas se apaguen por el soplo
por el que corres ciego al paraíso

será por sorpresa y tan a su antojo
que tu vuelo será el fuselaje
que los aviones suicidas desprenden
cuando ríen contentos al romperse

en barrena verás con alegría
al milagro infinito de los campos
que deshacen la vida que mereces

terminarás tu juego con las sombras
cuando crezca sobre tu cuerpo el humo
de aquello que regresar ya no puede.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *