Lucrecio guarda los campos

todo es poroso en este corazón
todo es un barco ebrio deslizándose
todo es maizales y campos de juncias
todo es palmas y gotas de aceite
desprendidas de los ojos
todo es lo que el aire del oeste arroja
no átomo no un dios no un vacío
no alma para el hombre
no un principio
todo es lo que el aire del oeste arroja
sin pausa
sin pausa
sobre la casa y todo es
y todo es
y todo es
poroso en este cuerpo
hecho de juncias y ropas viejas
de trapos y hocino al cinto
y nada importa
la intemperie.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.