Oración para una mañana de domingo

Dejad que el fuego se extienda
que no haya ocasión para el viaje
que este círculo crezca hasta el origen
que se consuma hasta el último rincón
de esto que llaman Tierra
que el mundo cargue sus armas con el miedo
que el amor sea una lluvia de uranio
que el viento del oeste borre tus huellas en la arena
que no quede nada que te pertenezca en mi memoria
que nadie pueda levantar una mano en falso
mientras el fuego se extienda
mientras esta nada se lo lleva todo
mientras este dolor domina selvas del norte
que no haya ocasión para el viaje
que el amor sea tu lluvia
tu lluvia de uranio
el horror de tus ojos
una vez más.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.