Комарóв

Tenía que llamarse Vladimir Mijáilovich
Komarov
casi Kamarada

porque para enfrentarse a un destino trágico e inútil
Vladimir es un nombre adecuado

para recibir medallas póstumas
homenajes
para que le den tu nombre a un asteroide
y a uno de los buques de seguimiento espacial de la Unión Soviética
y también a la escuela de pilotos militares de Yeisk o

a un cráter lunar.
y también para que avispados aficionados a los cohetes en Liubliana, Eslovenia
decidan llamarse el “ARK Vladimir M. Komarov”
o para que
la Organización francesa Fédération Aéronautique Internationale’s hicera un Di-plo-ma llamado V.M. Komarov en su honor
pero no merecía una estrella,
ni darle su nombre a un planeta
-aunque fuera lejano-
pero sí a un simple trozo de tierra
de los que vagan
inertes
por el espacio

pero
nadie merece saber
la opinión de Valentina
ni nadie
merece saber
cuántos días lloraron
Yevgeni
e Irina

porque nunca podrán volar
tan alto
como
el camarada
Komarov

ya nunca

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.