Monólogo del emigrante, Masha Kaleko, Trad. de Inmaculada Moreno

Yo una vez tuve patria hermosa –
así cantaba Heine el fugitivo.

La suya estuvo junto al Rin,

la mía en tierra de La Marca .

Todos tuvimos una (¡ver arriba!)

que consumió la peste, que se ha desmoronado

Oh rosa de los páramos pequeña,

te ha tronchado la Fuerzaporelocio .

Los ruiseñores han enmudecido,

buscan una guarida más segura,

y sólo buitres gritan

por encima de hileras de sepulcros.

Nunca será de nuevo lo que fue

aunque cambiara,

aunque sonara la campana amada

y no vibrase más espada alguna.

Ocurre a veces que me siento

como si el corazón se me rompiera.

Tengo nostalgia algunas veces

y yo no sé de qué.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.