Amor eterno

se ríen juntos
parece que es esa la declaración
de que son felices
de que el mundo es suyo
de nada sirvió eso que escribí
en mil cartas
ni las pintadas en la puerta de su casa
ni las marcas que dejé en su cuerpo
el tiempo que dejó que la amara

porque es verdad:
no siempre el primogénito
obtiene su heredad
ni es bendito el hijo
ni amado el amado

y están ahí, riendo

sus manos son gacelas esquivas
y se miran como si fuera cada instante el último

y es mi voluntad obedecer
los signos del amor

y voy ahora hacia ellos
con la firme determinación
de hacer su amor eterno

no voy a esperar a acabar esta colilla

más urgente es su petición
su reclamo

no voy a esperar

y aunque alguien intente detenerme

voy a dejarlos, felices
para siempre

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.