Metamorfosis.

Mi cabeza y mi cuerpo han cambiado,

lo hicieron de golpe, sin aviso,
como un sueño fallido de mañana,
como un globo perdido por el cielo.
Mi cabeza y mi cuerpo, de repente,
decidieron que vagar, la tormenta,
era algo mejor, más vivo, tan suave
que este yo no valía ser vivido.
Lo hicieron por mí, ellos me dejaron
como dejaremos de lado al árbol,
a la rama y su hoja, la flor o el fruto
que marquen un día nuestra presencia.
Y se fueron y sé que ahora soy otro,
hasta que decidan los nuevos dejarme,
y mi cabeza y mi cuerpo, de repente,
sepan que yo no valga ser vivido.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.