Oscuro Tratado

queremos ser pura antimateria
o al menos llegar a un estado cercano de ambigüedad celeste
tensar cada átomo de una masa fría y estable,
enanas blancas
queremos ser,
aplicar voluntad
a conseguir la repulsión
casi cuántica que mantiene en vilo
a millones de electrones hechos
pura arquitectura inestable,
agotado el calor,
tímida la energía,
queremos ser pura antimateria,
llenos de agrupaciones de antipartículas
vestidas para un carnaval donde lo cósmico
y lo rídiculo
de toda existencia
se den la mano
cuando la física convoca la posibilidad
de un universo en espejo
y lo relativo de toda existencia
que nos reduce a ser lo que somos
y nos impide
-incluso frente al cambio absoluto
en niveles atómicos y subatómicos-
aún invirtiendo una vida entera
en dejar de ser lo que somos
a ser
inevitablemente
el mismo yo en su reflejo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.