Archivo de la etiqueta: El amor es lluvia de uranio

Ars nova

No hay suficientes fuentes
alimentando este Nilo -sucio-,
y el agua fluye entre barcos
que parecen quebrarse
bajo el peso del negro alabastro,
y el sol no parece ser incendiario
ni el viento favorable,

nada que nos haga ahora
que dejamos Alejandría,
volver a tener abiertos
los ojos, fijos en tu cuerpo
sobre la cama del hotel
vestido, como si las reglas
del arte hubieran cambiado

solo, solo para ti.

Si no hubiera sido mejor
entonar canciones del Norte.

Si no hubiera sido mejor
sucumbir a la más oscura
de la condiciones humanas,
y entonces hacer que las reglas
del arte cambiaran, pero
sólo, sólo para mí.

Share

ezer kenegdó

Hay personas que aman

reciben el encargo
de algún dios o diosa

para ellos se convierte
en imperativo absoluto
ese de amar a alguien
que no les corresponde
ni les protege
como si de una ninfa esquiva
o de una amazona reina se tratase

y se busca el lugar donde reside
y se realizan indagaciones

cualquier lugar es un válido
hasta que se descubre donde habita

entonces el hábito cambia

estos seres que aman
se tornan lustrosos
y pasan frente a su puerta
como si en su interior
se asistiese a un parto
o a un hecho extraordinario
que pudiera cambiar su vida,

como si allí se tejiese
desde cero la historia,
su historia

pero es allí
frente a la puerta cerrada
donde meditan en voz baja
y apenas se pueden oír unas risas
y el ahogo entrecortado del deseo,
y cualquiera pudiera imaginar
una mesa despejada por la mano libre
y una y otra vez
el cándido temblor
de un tren de mercancías
en ciernes

es allí donde descubren de repente
que hay personas que aman de verdad
y que están tejiendo una historia
que no es la suya,

y que no importa
si son o no son felices

porque mientras la vida se termina

y el tiempo se agota
y el demonio les susurra
montado en un dedal
para llegar a la altura de su oreja
que tu ezer kenegdó te ha destruido.

Share

Cruzar el Ródano

Cruzar ahora el Ródano
ahora que ha caído la noche
y los caballos desean descansar
y sólo se escucha el agua
fluir
sin descanso
como la sangre en una arteria
de un animal eterno

he dado la orden ahora
de vencer a un imperio
de asestar el golpe más fiero
de aniquilar a sus tropas en la batalla
y cuando menos lo esperen
lanzaré a los más aguerridos
de nuestros hombres
a vencer su retaguardia

cruzar el Ródano
ahora
lo es amor
lo es todo

Share

Yo haría por cantar una saga eslava si quisieras (1.2)

en ese país
donde alguna vez vivimos
como dos rupias de oro
en las manos de un esclavo

no fuimos más
que ángeles narcotizados
por una marea negra

ahora te desvaneces

como una palabra pérdida en la memoria
o el nombre de un corsario que una vez supiste
y ya no

así que tú mientras
en algún otro lugar
eres una aparecida
a la que ponen velas blancas
por la que queman incienso
y comparten la maría
en atestados campos de mangos
con el único empeño
de verte feliz
o eso pretenden
mientras allá adonde voy
fallecen los abedules
uno tras otro
para que permanezcas

y en ese empeño
ya haría por cantar
una saga eslava entera
-sin parar-
si quisieras.

Share

Hay algo irreal en las viejas fotografías

Aún queda cierta belleza

cierta belleza de ti

en el instante congelado de la fotografía
en la que miras de frente

yo como un muñeco de cartón caminando

no a tu lado
sí unos metros por delante de mí

y toda tú eres sonrisa sin mover los labios
estático el cabello
congelada la mano en el gesto
inútil de alcanzarme
quizás el brazo

el cabello aún está rizado y brillante
y el plástico cubre tu imagen
mientras el mundo se aja
como la piel de una sandía
expuesta al sol
o el corazón de un hombre
seco al cabo de unos años

es lo que le pasa a las personas
que han jugado a tus ritos

por eso sé
que si hubo otro tiempo
cuando el don Juan de los días felices
no sabía nada del ayer y nada del mañana
y el hoy era una incesante sucesión
de breves encuentros
donde sólo tu don de escapista
tenía importancia
ya nos es igual

también un cartógrafo
abandonaría su oficio
tras trazar sobre su espacio conocido
el milímetro de su medida

y por eso sonríes
como si te fuera la vida en ello

y lo que crecía entonces en ti
tenía marcada su hora punta
y ya parecías saber que ese amor
era como el vuelo último del Hindenburg

si observo con detenimiento el fondo de tus ojos
ahora que tan sólo permaneces ahí
en ese delgado espacio de la pantalla
donde has aparecido de nuevo
incapaz de deshacer la cuerdas
de abrir con ganzúas diminutas
los cerrojos con los que juegas
a aprisionarte
pequeña Houdini del pasado
en aquello que podemos llamar
los dos
de nuevo
hoy
debes saber
: ése que está a tu lado
detenido en el tiempo
ahora comprende
que de nada ha servido practicar mil veces
escapar de la muerte bajo el agua helada
si hay fragmentos de la memoria
que duelen cada día

y que estamos los dos ahí
viviendo
tan lejos
el uno del otro
que ya sólo permanecemos en el mundo
como metralla fósil
de otro tiempo

como arqueología fugaz
de la memoria

Share

Credo

Este credo
no era el verdadero

no hablaba del árbol
no palpaba el tronco
no degustaba la hoja
ni contemplaba la rama

ni atendía en sigilo
el discurso del fruto

no era el verdadero
no era un continente
no sabía del límite
de la tierra con el mar

no sabía la natural frontera
que nos separa del aire
del vértigo de la sima
ni del terror del acantilado
cuando nadie mira a tu lado

no era el verdadero
no hablaba de sus manos
ni del tacto de su cuello en mi lengua
ni de su espina dorsal como una enredadera
negaba las piernas y negaba su sexo abierto
el abracadabra de un destello apenas vislumbrado
mientras cerraba los ojos
y un cuerpo es con otro
vuelta a ser uno

y no proclamaba el cielo del lóbulo extinto
ni el pulso de su corazón bajo mi mano
mientras la tarde se hacía plomo
y palpitaba

ni la mirada que acompaña al placer fue bendita

nos negó la creencia exacta
lo que hace que amar sea algo táctil
la experiencia
el saber
el olfato

todo lo que es humano y no es bello
y es visceral y crudo
insaciable
como tu piel
cuando la noche

y juntos
nos escondemos.

Share

Oración para una mañana de domingo

Dejad que el fuego se extienda
que no haya ocasión para el viaje
que este círculo crezca hasta el origen
que se consuma hasta el último rincón
de esto que llaman Tierra
que el mundo cargue sus armas con el miedo
que el amor sea una lluvia de uranio
que el viento del oeste borre tus huellas en la arena
que no quede nada que te pertenezca en mi memoria
que nadie pueda levantar una mano en falso
mientras el fuego se extienda
mientras esta nada se lo lleva todo
mientras este dolor domina selvas del norte
que no haya ocasión para el viaje
que el amor sea tu lluvia
tu lluvia de uranio
el horror de tus ojos
una vez más.

Share