Alquimia

Lo más destacado del sueño es que se jugaba el España-Hungría.

De no ser así no entiendo la gran nevada que comenzó a caer en medio del partido: los copos de nieve enormes, a jirones parecidos a trozos de lana, cayendo plácidamente en medio del delirio de las bufandas multicolores de los hinchas y de las pancartas de apoyo a los judíos húngaros presos.

A través de la pantalla del televisor pude ver la nieve cubriendo al linier que corre hasta el córner donde caen el niño Torres y un sujeto indeterminado que, a simple vista, me trae recuerdos de Zapotek, enjuto el rostro y calzados los pies con unas botas de corte militar. Por mi parte, no quiero desafiar al frío y llevo puesto un abrigo largo de color burdeos, aunque la cabeza la llevo despejada.

Estoy delgado, el rosto como hace casi veinte años, pero con marcas profundas llenando los párpados.

No sé qué espero.

Tiene que ser que ando por Budapest porque atravieso un puente que se me hace inmenso, el Széchenyi Lánchid según un cartel a mi derecha, y nadie hay por la calle. Tampoco tráfico. Un coche que solitario rompe silencio y, al desaparecer, lo arregla.

Luego una ambulancia con urgencia sonora, algunos perros junto a la basura de un contenedor verde metálico, unos córvidos negros destacando sobre el cielo. Desde el puente puedo observar el agua ennegrecida del Danubio, pequeñas olas rompen contra los atraques de los ferrys, vacíos, esta noche.

Paso por dos o tres escaparates. No acierto a entender qué dicen los rótulos iluminados, pero en los televisores (CRT, nada de plasma en las pantallas, nada de LCD ni TFT) veo que Hungría va ganando a España mientras cae la nieve sobre la ciudad y el campo de juego. En España ya habrían suspendido el partido.

Sé que voy a su casa, y, si me vieras, parece que ando algo ilusionado, contento. Avanzo con decisión por la calle Bésci. En las botas, mis pies helados, sienten cada paso, como si fueran de plomo golpeando el piso. Dejo a un lado la estación de Erzébet y enfilo la calle 6 de octubre.

La noche ha caído, pero los edificios son los mismos que los que circundan la plaza de la Merced, en Málaga y las viejas farolas de la plaza, de hierro negro forjado y luces amarillentas, iluminan las fachadas grises que, sin mucho sentido, van cambiando a un color cobrizo, a verde oscuro, a morado. A mi derecha hay un parque infantil que casi ha desaparecido bajo el blanco. En algún momento, en esa misma plaza, una muchacha rubia me ha lanzado bolas de nieve en otra vida, o he jugado con ella a esconderme en los macetones mustios bajo el invierno.

Entro en un portal. La iluminación es tenue. Las paredes son tristes como un café con crema frío sobre la mesa. Las escaleras son amplias y parece que en otro tiempo aquella finca fue habitada por gente señorial. Parece que todo rezuma su presencia aunque hace años que se fueron, que saltaron al otro la lado, que dejaron el ser y volvieron a la nada.

Avanzo con lentitud.

He perdido toda alegría.

Me incomodan los faldones del abrigo y noto los pies resquebrajados por la humedad. Los zapatos no son impermeables: si ascendiera por una loma del Everest tendrían que amputar mis pies, si llegase al campamento base. En cierta manera, esta ascensión puede costarme una parte del cuerpo, la movilidad, el olfato, la vida misma.

La puerta de su casa está abierta. Entro sigiloso, como temiendo descubrir qué hay dentro. Dejo de lado la puerta de una salita. Alguien está viendo allí el partido. Camino por un pasillo largo. Los techos son altísimos como el dolor en un poema de Altolaguirre.

Ella está en su cuarto. Toda la habitación está en desorden. Sobre una silla ropa interior, camisetas, unos calcetines. Ella me ve y sale como si yo no existiera. Pero me esquiva al pasar y noto su aroma y llega a mirarme traviesa y triste. Camino tras ella y regresamos a la salita donde un hombre joven, bien vestido me dice que qué hago allí, si no me da vergüenza, y salgo, humillado, hacia la calle. Este dolor me lo he provocado yo mismo, lo sé, camino cabizbajo. Y nieva.

Y todo es, aún, más y más oscuro. Y sé que aunque la estructura de mis sentidos es propia de un animal, nada en mí distingue las formas en la noche ni el olor oscuro de sus elementos. Y aunque quisiera llorar o arrancarme los ojos simultáneamente, me tumbo sobre la nieve y espero que nadie me vea. Y quedarme allí para siempre.

Share

Cummings

Fue uno de esos días en los que te llamaba a todas horas
y pasaba por la puerta de tu casa
dos o tres veces
con la sana intención
de hacerme el encontradizo,
de que me miraras
con esa mezcla de angustia y satisfacción
mezcladas a partes iguales en tus pupilas:
una tú que quería que me extinguiese
—para siempre, como los dinosaurios—
y la otra tú, la alegre, la que disfrutaba
de saber rendido a este animal,
en la dialéctica del amorodio
de la que tanto hemos hablado.

Pero fue tuya la culpa por entero, tuya,
la de llevarme con tu caminar ágil
hacia un video club, tuya el parar
a llamar a alguien desde una cabina,
de escoger la última peli de Woody Allen
de hace treinta y un años,
de hacerme profundamente viejo
al pensar que casi todo mi pasado
se ha ido deshaciendo en un futuro
que no tiene nada que ver
con ése en el que pensaba,

no es ni mejor ni peor,
es el que escogimos vivir,

si lo pienso mucho
es como el tema de Cummings,
y esos poemas de amor
como una enredadera,
como el verbo roto y atropellado,
como el final del amor en tiempos del cólera
recreado una y otra vez por tu mente,
esa ficción adolescente
del amor eterno
hecho el temblor de mis manos al tocarte,
tan sutil, tan breve,
como esta súbita nostalgia por lo que nunca fue
ni será,
ni es posible
que acierte sobre las palabras
y el juego de los bestias en el patio
y la bendición de abril
que él me dijo
que fue tu cuerpo
mientras los días pasaban
y tus piernas no eran más
los árboles del sueño
en los que quería guarecerme

los días de entonces se fueron agotando,
como se agota un manantial y no renace,
y la tarde sabe ya de tantas despedidas
que cuando la noche la alcanza
deja ya, por fin, de esperar,
esa primera hoja caída
que anuncia la bendición del otoño,
y la arruga abierta entre los ojos
se transforma
en el mal presagio que va llegando,

pero,

fue ese día en el que cummings
se apareció por mi vida
cuando tú empezaste a despedirte,
a convertirte en un iceberg
que se derrama en el mar del tiempo,

y él permanece aquí,
a escondidas,
agazapado,
escribiendo por el huerto,
al acecho del gato, serio, adusto,
el que dibuja con carboncillos,
sin pronunciar apenas una palabra,

pero como tú y yo nos fuimos
el uno del otro
lentamente,
hemos aprendido
que todas las estaciones se terminan,
que cada una de las estrellas que miramos
acaban por consumirse o consumirlo todo,
y así fue ese tiempo de estar juntos,
apenas nada,
mientras espero a que la lluvia
me enseñe de nuevo
tus manos tan pequeñas,
pero todos sabemos que ya no importan,
que ya no nos sirven los reencuentros,
que estamos abonados a las despedidas.

Share

Variaciones de un tema de jazz

La mejor balada de las Paris Sisters
tocar con mi mano tu cara
apenas lo frágil
de cada uno de los senderos
que trazo con mis dedos en tu mano
este querer pulsar con mi tacto tus venas
bajo la piel de tu cuerpo
y dejar que me abraces
para que tú y yo seamos el acertijo
de cada uno de los deseos
que entre tú y yo se amontonan sobre el mundo,
tambaleando el equilibrio,
el orden de este sistema planetario
donde no hemos dejado lugar
a ninguna gravedad,
cada una de las leyes de la física
que hemos dejado sin argumento,
la línea de tus labios mordiendo
mi boca apenas,
el sabor de todo lo que ha de saber,
el absoluto de mi cuerpo temblando.

Pero solo puedo tener los ojos cerrados,
planear la memoria de todo lo que no ha de volver
crecida sobre mí como un mar inagotable
y soy Ray Charles sobre el teclado
mecido sólo por tus manos
y quisiera vivir enfurecido
en cada pulsión sobre el piano

mientras quiero creer
que no
que no te amo
y creo un universo para ti
poblado por mil millones de galaxias
donde quisiera brillar solo un instante
en esta eternidad
creada a tu medida

y quedar para siempre
en tu memoria
como esos astrónomos
que descubrieron por azar
la existencia de una anomalía en el universo
y fueron cegados para siempre
por el sonido de los laúdes
que tocan tu canción

tu sola canción sólo para mí.

Share

Una ciencia exacta

Lo que mide el trazo de luz de los cometas sobre el firmamento,
lo que mide la parábola de los planetas alrededor de este sol,
el grosor del hielo de los anillos de Saturno
o la altura del monte Olimpo en Marte
es una ciencia exacta o sus restos,
pues alberga el arcano país de lo pasado,
el fugaz invierno de lo vivido
y la sombra inalterable del óxido
sobre las rejas de una casa
que nunca se debió haber construido,
y ahora convocas a la guardia,
y ahora los convocas a sabiendas
de que nadie regresa de su tiempo,
de que las mismas flores secas de sus libros
y los papeles señalando entradas del diccionario
es lo que queda de una vida,
lo que mide el trazo de la luz de los cometas
resplandeciendo sobre el cielo,
el oscuro corazón del invierno
este Mercurio cegado por el sol
en el que me he convertido,
pues no soy sino arcano del pasado,
lo que se devela como ciencia estéril,
ciencia exacta,
materia gris
deriva
derrota y pairo
y nada,

solo nada:
pura ciencia, ciencia exacta.

Share

Los pecios del naufragio

He visto a una virgen volar con sus alas abiertas
la quilla de un barco convertida en madero donde el náufrago
utiliza sus manos como los mejores remos
y la furcia del mascarón de proa
deshecha en añicos mira de frente al cielo mientras flota
la carta náutica,
el sedal con el que el almirante
de esta flota se limpia el entresijo de su alma
y los dientes le relucen entonces como marfil de sierra leona
oh sí, amor,
lo que he visto es lo innombrable
el medidor de la lluvia caída convertido en orinal de los dioses
el martini blanco como elixir y pócima en la boca del ángel
que acuña en su cuerpo, en su cuerpo y el mío,
monedas nuevas
que no
se cambiarán con el alba
en carbón o ceniza,
luz intermitente, luz de la montaña que guía
a los últimos marinos que han contemplado
como esta nave y su tripulación
the real crew
han vendido
su alma
de nuevo
a su diablo,
porque para cada uno de nosotros está escrito
que el destino y su principio
la naturaleza celular
de nuestro final
el mundo que se vende
a través de este prismático
esta atalaya de dios,
este vibración sin tregua
donde los monos que mueven los engranajes de Enigma
descubren
que el mal
no son las letras que desvelan
los principios del universo
ni el encendido corazón de la noche
en el altiplano voraz del sueño
ni la herencia de Góngora
ni su despojo
sólo los lares que la sal deja en el cuerpo
su astracanada
la potencia elevada a mil de la fealdad de Lovecraft
el canon de lo pasado
la doncella
donde radica el fin
de todo lo pasado.

La sierra que se recorta contra el cielo
alberga todavía secretos
que nada serán
cuando el naufragio
alcance
esta costa da morte.

Share

I’m scared of dream catchers

They tell me that it serves to make nightmares
stay behind it

behind its backs

that its mouth devours fear
that turns black clouds into sunny days
that give us rock from desert sand
filtered by the open window

behind its backs

I must be afraid of the dream catchers

they tell me that something black moves the world
that against the sunlight opens its white wings
and let the world be
this little heart
that lies between my hands

behind its backs

someone has crafted each of their circles
someone has crafted the world that closes
someone has crafted the light that ends

and I must be afraid of each of the dream catchers
that float by this imaginary house
for the innumerable spoils of my tribe
for the scattered remains of my battle of Verdun
for my nights of the Somme passed

the bad dreams will not happen
not pass
shouted Nivelle

and I did not know that the snow would cover each of the bodies

each of them would be a totem made of feathers
remains of buffalo horn
and sadness

I’m scared
of these dream catchers
that I make with my hands
these beings of dried flowers
that fall from my arms

while I am afraid
that everything
that each of the dreams that remain behind,
that holds this monster,
I stripped

pieces

of you.

Translator (special thanks to): Alex Díaz

Share

Tengo miedo de los atrapasueños

me dicen que sirven para que las pesadillas
queden detrás de él

a sus espaldas

que su boca devora el miedo
que convierte nubes negras en días de sol
que vuelve roca la arena del desierto
filtrada por la ventana abierta

a sus espaldas

debo tener miedo de los atrapasueños

me dicen que algo negro mueve el mundo
que contra la luz del sol abre sus alas blancas
y deja que el mundo sea
este pequeño corazón
que yace entre mis manos

a sus espaldas

alguien ha hecho a mano cada uno de sus círculos
alguien ha hecho a mano el mundo que cierra
alguien ha hecho a mano la luz que se termina

y debo tener miedo de cada uno de los atrapasueños
que flotan por esta casa imaginaria
por los innumerables despojos de mi tribu
por los diseminados restos de mi batalla de Verdún
por mis noches del Somme

no pasarán los malos sueños
no pasarán
gritaba Nivelle

y no sabía que la nieve cubriría cada uno de los cuerpos

que cada uno de ellos sería un tótem hecho de plumas
restos de cuerno de búfalo
y tristeza

tengo miedo
de estos atrapasueños
que creo con las manos
estos seres de flores secas
que caen de mis brazos

mientras temo
que todo
que cada uno de los sueños que queden detrás,
que retenga este monstruo,
me despoje

a pedazos

de ti.

Share

Yuri

12 de abril de 1961
el parte de las noticias
de la televisión oficial soviética
ha sido claro
:
Yuri Alekséyevich Gagarin
ruso, ciudadano comunista,
militar de carrera,
el de la sonrisa imbatible,
es el primer humano que escapa
de la Ley de la gravedad
y se asoma al espacio

los resultados son inesperados
Yuri Alekséyevich Gagarin
militar de carrera
se convierte en el primer ecologista
de dimensión planetaria

un héroe de dimensiones cósmicas
capaz de pasear bajo la lluvia de Manchester
mientras una multitud le contempla bajo sus paraguas

el primer hombre en escapar al espacio y regresar
el primero entre todos nosotros que tomó conciencia
de lo pequeño que es este mundo
de lo reducidos que son nuestros sueños
de la brevedad de toda existencia

Yuri Alekséyevich Gagarin
12 abril de 1961

nuestros ojos
todavía te contemplan

eres Ulises, Ricardo Corazón de León, Ray Charles,
un Elvis sideral,

nuestro mundo
todavía te envidia.

Share

La pólvora invisible

el coche está sucio y huele a colillas
y el suelo, tan lleno de barro,
que a veces creo
que no podré pisar el freno
cuando tomemos una curva
más cerrada de la cuenta

aunque no tengo prisa
y no llego a tener muy claro
si es que importa que lleguemos a algún destino

el viaje se ha hecho largo
los cristales empañados no han dejado
finalmente ver el paisaje

en algún momento hemos parado
para ver un castillo y un puente abandonado
y más tarde hemos caminado muy despacio
por una ciudad pequeña

y después de almorzar
en un restaurante vacío
unas truchas rellenas asalmonadas
y dos botellas de vino blanco
—Chardonnay—
hemos decidido
regresar a casa

no ha habido una palabra
más alta que otra:
todo ordenado
todo perfectamente civilizado

las personas educadas
son capaces de odiarse
sin nada que lo demuestre
podríamos decir que a veces
reside en cada gesto contrariado
en cada palabra no dicha
un resto de cariño agridulce

es la pólvora invisible
en las manos del asesino

pero hablamos mientras conduzco
y el coche avanza como una planeadora por el Estrecho
y la carretera se escora como un barco a punto de hundirse
y el bosque está rizado de marejada
y manojos de flores en los arcenes
recuerdan donde habitan los aparecidos
que se asoman en las noches de tormenta
para asustar a gente perdida
gente perdida como nosotros
de vez en cuando veo
unos ojitos brillantes
que nos acechan
y no puedo evitar sonreírme
mientras pienso en cuando éramos niños
y nos daba miedo lo desconocido
— ya no
me dices
— ahora queremos mover las cortinas
ver qué se esconde tras ese miedo

hoy,
los dos lo sabemos,
lo que nos deja paralizados
es saber del vacío bajo la cómoda
del espacio muerto junto a la ventana
parece que los espejos devuelven una imagen
que no es ya la nuestra

y nos quedamos en silencio

la lluvia
ha desdibujado el futuro gota a gota
hasta hacerlo nada
y el pasado en el cristal trasero
es un limpiaparabrisas roto
incapaz de desplazar al agua sucia
por una superficie cada vez más oscura
y parece que a medida que nos acercamos
a una casa que se desmorona
cae con más intensidad
agua
agua rabiosamente turbia
agua que es pura zozobra
agua que no podrá hacer
que empecemos de nuevo.

Share

Inventario

proviene del invierno
de inventariar aquello que se posee
de inventar objetos
de ser mediocremente
invencible
enumerar uno tras otro
aquello que se posee
ahondar en lo privativo

el pasado es una cifra
algo parecido a una carga
al viento que se cuela bajo la cortina sucia

es invierno que crece en primavera

una cifra imposible de libros
cientos de compactos con música que ya no escuchas
películas con sus carátulas
un calentador que ya no funciona
pufs húmedos de cuero que habrás de tirar a la basura
papeles quemados en la chimenea
diarios de otros que no miras
cartas de otra vida
un post de personas
que mantienen su silencio

cervezas calientes que tiras por el fregadero
hubiera estado bien
hace mil años
decidir ser una estrella de rock
no un poeta

pero cada uno escoge su propia condena
cada uno decide si la pastilla azul o la roja

se decide si hoz o martillo
y las reivindicaciones primeras
en la revolución del proletariado del campo
y el plomo o el sedal

esta es la realidad

lo que hay detrás
de los monstruos que despiertan
y quieren hablar con K. en la mañana

Share